Oficinas de espacios abiertos. ¿Si o no?

openoffice

Hace casi un año venimos discutiendo si nuestra oficina debe abandonar los cubículos y pasar a sala abierta. Diversos especialistas afirman que hay que derribar las paredes y crear un entorno de espacios abiertos que mejoran la comunicación y fomentan la colaboración.

No hay duda que las oficinas de planta abierta han crecido en popularidad no solo por los beneficios de la comunicación, sino también por los factores económicos. Caben más empleados.

Wework se hizo famosa en el mundo por la renta de espacios abiertos que promueven el espíritu comunitario y den a los trabajadores un sentido de equipo y pertenencia.

La idea original de la oficina de espacios abiertos fue diseñada en 1950 por un equipo en Hamburgo, que pensó que esto facilitaría la comunicación entre los empleados.

Hoy, alrededor del 70% de todas las áreas de trabajo adoptaron esta tendencia, por lo que asumimos que funciona.

Pero siempre hay un pero.

De casualidad me encuentro con una encuesta a más de 42,000 empleados de oficinas de 303 edificios de oficinas que no respaldan la teoría. Dicho estudio  demostró que los trabajadores con oficinas privadas están más satisfechos y, por lo tanto, más productivos.

En un entorno de espacio abierto, la falta de privacidad junto con el bullicio y el ruido típicos de las oficinas ha demostrado que realmente desalienta la comunicación.

“Nuestros resultados contradicen categóricamente la sabiduría aceptada por la industria de que el diseño de plano abierto mejora la comunicación entre colegas y mejora la satisfacción ambiental general de los ocupantes”, dijeron los investigadores.

Las principales desventajas de este concepto son:

1. No hay productividad y satisfacción para los empleados, debido a la falta de privacidad.

2. No hay espacio que sea realmente solo para ellos.

3. Las diferentes formas de trabajar no se muestran y no se reconocen.

4. La creatividad es forzada, porque todos los ojos están puestos en ti.

La realidad es que lo que más satisface a los trabajadores es la cantidad de espacio que tienen y la necesidad de tener un lugar donde concentrarse.

Luego que todos parecen haberse apresurado a derribar todas las paredes en los lugares de trabajo, ahora quieren devolver algunas de ellas.

Por ejemplo, un equipo de Microsoft decidió tener oficinas cerradas y privadas, y cuando los empleados necesitan cooperar, simplemente se reúnen en el pasillo donde tienen conversaciones. Cuando terminan, todos regresan a su privacidad. De hecho, parece que algunas paredes son esenciales para las oficinas modernas.

Seguramente la tendencia de oficinas abiertas se mantendrá para siempre, pero algunas particiones son realmente necesarias.