La Postverdad

posverdadComenzó en los países con gobiernos populistas como Argentina, Brasil y Venezuela, entre otros, y se expandió hasta los países centrales. Me refiero a la Postverdad, que Oxford la agregó a su diccionario (post-truth) en el 2016 y, desde este año, estará en el diccionario de la RAE con la siguiente definición:

“El potencial de la retórica para hacer locutivamente real lo imaginario, o simplemente lo falso”

La Postverdad implica que la línea que separa lo verdadero de lo falso desaparece y se lo disfraza como una visión o hecho alternativo, pasando por alto que no es una visión o hecho alternativo, sino es directamente una falsedad, una mentira.

Para un medio de comunicación la noticia y los hechos son la razón de su existencia, ¿pero qué sucede cuando la multiplicación de las fuentes de información hacen que los hechos pierdan autoridad frente a los hechos alternativos, e impide distinguir lo verdadero de lo falso?

Internet es una gran fuente de información falsa que rápidamente se comparte, se viraliza y se toma como verdadera. Los hechos se manipulan y se muestran de acuerdo con las conveniencias y pasiones que cada uno maneja, dejando de lado el fundamento de la verdad.

Sin duda éste es el gran desafío que enfrenta el periodismo en su obligada reinvención. Quizás concentrarse en el análisis y en la interpretación buscando mayor profundidad sea una alternativa.

 

El olvidado Guillermo Cabrera Infante

cabrera infante.jpgEl cubano Guillermo Cabrera Infante es una pluma algo olvidada en estos días; quizás por no negar su pasado revolucionario, pero ser muy crítico a la ausencia de sentido crítico del régimen de Fidel Castro, al cual abandonó en 1965 al renunciar a su cargo de agregado cultural de la embajada de Cuba en Bélgica, y se radicó en Londres donde asumió la nacionalidad británica hasta su muerte en el 2005 a los 75 años.

Fue militante político, ocupó cargos de importancia cultural como la dirección de la revista “Lunes de revolución”, donde fue cesanteado y la revista clausurada por el régimen castrista en 1961.

Su amor por el cine de los grandes directores como John Ford, Alfred Hitchcock, Vincent Minelli y Orson Welles, lo hizo desarrollar un fino estilo para la crítica cinematográfica que lo llevó a publicar, bajo el seudónimo de G. Caín, en la revista Carteles de La Habana en 1954, y de la cual terminó siendo el jefe de redacción en 1957. Fundó y dirigió la Cinemateca de Cuba entre 1951 y 1956; fue miembro del Instituto Cubano de Cine en 1959. Era un detractor del cine de autor.

En los setenta se mudó a Hollywood y colaboró como guionista para diversas películas; entre ellas “Bajo el volcán”, basada en la novela de Malcolm Lowry y dirigida por John Houston.

Su vena literaria era polémica, paradójica, refinada, brillante, profunda y provocadora. Guardaba gran admiración por Rubén Dario, Juan Ruíz de Alarcón y Jorge Luis Borges, y al mismo tiempo por Lewis Carroll, Mark Twain y James Joyce.

Desde su primer obra, “Tres tristes tigres”, y junto a Vladimir Nobokov y Julio Cortázar, revolucionó las letras con una narrativa humorística y erótica, y una forma novedosa de semántica, lingüística, referencias eruditas y rescate de la cultura pop.

Vista del Amanecer en el Trópico - Guillermo Cabrera InfanteQuiero detenerme en su pequeña gran obra “Vista del amanecer en el trópico”.

Publicada en 1974 contiene 101 breves relatos que funcionan como imágenes sobre la historia de Cuba.

Breve pero intenso, se disfruta como a un buen vino obligando a hacer una pausa entre sorbo y sorbo para reflexionar sobre lo leído.

Pese a referirse a personajes conocidos de la historia cubana, y que ellos sean desconocidos para nosotros, no dificulta la comprensión de las situaciones ni mella la emotividad de las mismas.

Para muchos, Guillermo Cabrera Infante, es el escritor cubano por excelencia.

Pensamientos sobre la libertad de expresión

free-speechEn el día mundial de la libertad de expresión destaco algunas frases a lo largo del tiempo sobre la prensa libre.

“La prensa no solo es el arma más poderosa contra la tiranía y el despotismo, sino el instrumento más eficaz y más activo del progreso y de la civilización”. Francisco Zarco

“Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Kofi Annan

“La emisión de las ideas por la prensa debe ser tan libre como es libre en el hombre la facultad de pensar”. Benito Juárez

“Una prensa cínica, mercenaria y demagógica producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico”. Joseph Pulitzer

“La fuerza de la opinión pública es irresistible cuando se le permite expresarse libremente”. Thomas Jefferson

“La prensa es el dedo indicador de la ruta del progreso”. Víctor Hugo